Qali Warma: Más de 1600 toneladas de alimentos son distribuidos a 31 municipios de Lima, Callao y Cañete para atender ollas comunes

Se atenderá a 144 408 beneficiarios de 2051 ollas comunes

Un total de 1672 toneladas de alimentos distribuyó el Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma, del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), a 31 municipalidades de Lima, la provincia constitucional del Callao y Cañete para la atención de 144 408 pobladores en condición de vulnerabilidad de 2051 ollas comunes.

Los productos, correspondientes a la segunda entrega para la atención de ollas comunes, se vienen distribuyendo, hasta el 12 de julio, en los almacenes de las municipalidades de Carabayllo, Puente Piedra, Chilca, Chorrillos, Lurín, Mala, Pucusana, Punta Hermosa, Punta Negra, San Bartolo, Comas, Independencia, San Martín de Porres, Lurigancho, Ancón, Santa Rosa, Mi Perú, Chaclacayo, Cieneguilla, Pachacamac, Ate, Breña, El Agustino, Rímac, San Juan de Lurigancho, San Juan de Miraflores, Surquillo, Villa el Salvador, Ventanilla, Villa María del Triunfo y Lima Metropolitana.

Los alimentos consisten en arroz, azúcar rubia, aceite, fideos, conserva de pescado en aceite vegetal, arveja partida, hojuela de avena con quinua, hojuela de avena con kiwicha, lenteja, y producto lácteo reconstituido.

Cabe señalar que, Qali Warma, a través de la Unidad Territorial Lima Metropolitana y Callao, viene supervisando el proceso de liberación de dichos alimentos en la provincia de Lima, con el fin de comprobar y garantizar la calidad de los productos que serán destinados a los municipios.

Los supervisores de plantas y almacenes (SPA) de la Unidad Territorial Lima Metropolitana y Callao son los encargados de verificar el etiquetado y el levantamiento de actas correspondientes a las salidas de los vehículos del almacén del proveedor. Además, inspeccionan las unidades vehiculares a fin de cumplir con las exigencias establecidas para el transporte de alimentos.

Los comestibles entregados fueron sometidos, de manera previa, a estrictos controles documentales, físico sensoriales y organolépticos (olor, color, sabor y textura) con el objetivo de garantizar su calidad e inocuidad para el consumo de los beneficiarios.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.