Panasonic cierra definitivamente su fábrica de pilas en el Perú tras 56 años de actividad

No va más. La icónica compañía japonesa declaró el cese de su operación industrial de pilas en nuestro país y aquí te contaremos por qué tomaron la insólita decisión

El adiós. Panasonic, la reconocida corporación japonesa, anunció oficialmente la reestructuración internacional de todas sus operaciones. En ese sentido, en cuanto a sus actividades en el Perú, la decisión tomada por la multinacional ha resultado en el cierre de su fábrica de baterías y, también, en el refuerzo de su labor comercial para los aparatos eléctricos.

La compañía, a través de un comunicado, ha precisado que desde hoy el mercado peruano deberá abastecerse de las pilas Panasonic mediante las operaciones industriales que ya tienen en la región.

Asimismo, la empresa aclara que se trata de una decisión que atiende sus planes de optimización de las actividades a mediano plazo y a los cambios que han generado las tendencias mundiales de la demanda y tecnología.

Del mismo modo, es un cambio que refleja la apuesta de Panasonic para que sus productos tengan un perfil más ecológico para aportar en la disminución del calentamiento global.

Panasonic fue fundada por el empresario Konosuke Matsushita y llegó a Lima en 1966 para comenzar sus operaciones. En ese entonces, la empresa identificó que el mercado de pilas dependía de las importaciones y la escasa producción nacional no iba a la par de la demanda. En la actualidad, la firma japonesa ofrece en el Perú sus líneas de pilas, la línea blanca y productos de audio/video.

¿Por qué no es recomendable que tires las pilas a la basura?

Desde hace algunos años, el cuidado del medio ambiente se ha convertido en uno de los temas más importantes a tomar en cuenta. Al igual que existe el reciclaje en plásticos, papel y vidrios, las pilas, que son considerados como residuos tóxicos, son elementos muy dañinos que deben ser separados de los residuos generales para evitar la contaminación y preservar nuestra salud.

El principal enemigo de las pilas es el tiempo. Luego de haber sido utilizadas, esta pequeña fuente de energía desprende óxido que, al mezclarse con el resto de residuos, podría contaminar el suelo, agua y aire.

Asimismo, expertos señalan que una pila común gastada contamina 3.000 litros de agua y una pila de botón (las de reloj) contamina 600.000 litros de agua.

 

Fuente: La República

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.