Toledo no quiere ir a prisión

Para evitar su pronta extradición – expresidente junto a Eliane Karp alegan problemas de salud

El expresidente Alejandro Toledo ha pedido a la Justicia de Estados Unidos, donde fue detenido y está a la espera de extradición, no volver a ingresar en prisión por su estado de salud “en declive”.

Actualmente, el exmandatario se encuentra en arresto domiciliario, una medida que su defensa ha pedido que siga en vigor ya que la cárcel sería Justicia de Estados Unidos y “crearía un mayor riesgo de que su salud mental se deteriorara”.

“En julio sufrió una caída traumática y sufrió una compleja fractura del hombro derecho, que requirió una cirugía mayor y la sustitución de la articulación por una prótesis de titanio. Sigue necesitando un régimen cuidadosamente supervisado de tratamiento del dolor y fisioterapia para recuperar la función de su extremidad superior derecha”, indicó el abogado del exmandatario, Graham Archer.

Asimismo, en su escrito, Archer aludió al estado de salud de la esposa de Toledo, Eliane Karp, que pronto necesitará una operación por su “artrosis degenerativa de cadera”, tras la que “dependerá de la ayuda de Toledo para realizar las actividades básicas de la vida diaria”.

La Fiscalía de Estados Unidos pidió a principios de octubre el regreso a prisión del expresidente hasta que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, resuelva si se extradita o no al exmandatario a Perú después de que un tribunal del país norteamericano lo autorizase.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.