Antonio Candela, artista del reciclaje

Utiliza cartón reciclado para crear arte utilitario

Con envidiable precisión, Antonio Benito Candela Yactayo de 78 años marca, corta y ensambla los cartones reciclados que son el insumo principal para elaborar sus obras de arte. Él diseña, construye y pinta con dedicación cada una de sus piezas decorativas y utilitarias.

Antonio nació el 25 de mayo de 1945 en el distrito de Lunahuaná, provincia de Cañete, en el seno de la familia conformada por Mariano Candela y Luzmila Yactayo, quienes se dedicaban a la agricultura y panadería. Desde muy pequeños, Antonio y sus ocho hermanos, aprendieron a trabajar la tierra, especialmente a cultivar uvas ya que Lunahuaná tiene una tradición vitivinícola desde el año 1890.

Durante su juventud Antonio se dedicó a múltiples oficios para ganarse la vida, pero su actividad económica principal fue su labor en las chacras de la zona, sobre todo en tiempos de cosecha del fruto de la vid.

Con el paso del tiempo, las largas y agotadoras jornadas y las dificultades propias del trabajo en el campo se volvieron insostenibles, la incertidumbre sobre el futuro y la falta de alimento de manera continua estaban haciendo mella en su salud física y mental. En esas condiciones se encontraba Antonio a los 71 años cuando se incorporó al Programa Nacional de Asistencia Solidaria Pensión 65.

Antonio considera que empezar a recibir la subvención bimensual fue una bendición, no sólo lo alivió económica y psicológicamente, si no que también lo ayudó a conocer los talleres y charlas que se brindan en el distrito de Imperial para las personas adultas mayores.

En uno de los cursos Antonio descubrió el arte reciclado y se dejó atrapar por su magia. Aprendió a elaborar elementos netamente decorativos, pero prefiere crear objetos utilitarios como jarras, tazas, recipientes para guardar especias y barriles en miniatura para darle una segunda oportunidad a materiales que pueden ser reutilizados, como cartones y plásticos.

Todas las piezas destacan por su belleza, gran cantidad de detalles y porque cuidan el medio ambiente, pero sus barriles en miniatura son los que más llaman la atención ya que sirven como adornos para casas, bodegas y al ser útiles para almacenar líquidos en su interior son solicitados para conservar vinos en exhibiciones, catas y actividades con público.

Hoy, Antonio Candela se siente más tranquilo y alegre, es usuario de Pensión 65 y tiene el emprendimiento productivo de arte reciclado que además de generarle un ingreso extra ha logrado que se sienta revalorado por su familia y comunidad.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.