En Cañete: Restos de octogenaria que murió por el Covid-19 ya descansa en paz

La ignorancia, inhumanidad e inconsciencia de unos cuantos, no fueron obstáculos para sepultarla en el cementerio general de San Vicente

Se cumplió el protocolo. Finalmente – la mujer de 81 años de edad – natural del distrito de Nuevo Imperial que falleciera a consecuencia del Covid-19, fue sepultada en el cementerio general de la ciudad de San Vicente.

A pesar de la conducta delictiva asumida por los vecinos de la calle 9 de diciembre – donde se ubica el campo santo, los restos de la octogenaria victima ya descansan en paz.

Los representantes del sector Salud en Cañete – acentuaron que cuerpo inerte tenía que ser enterrado, porque si seguía en un hospital podía hacer daño a todos, incluyendo a aquellos que hoy reclaman por qué es enterrada en el cementerio sanvicentino.

Con el resguardo de las fuerzas del orden, para tranquilidad de sus familiares, los restos de su ser querido, pudo ingresar al cementerio para su inmediato entierro.

Una hora después – se conoció que un grupo de vecinos de 9 de diciembre realizaron disturbios por la zona, quemando llantas y colchones en señal de propuesta – avivando entre las llamas del fuego su evidente ignorancia e inhumanidad – propia de la gente cuya mejió carta de presentación es la incultura, ineptitud e inconsciencia.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.